jueves, 24 de noviembre de 2016

Desde un invierno adelantado



Blanco el color del invierno, blanco el color del cielo en estos días tan fríos en Madrid. Blanca el nombre de mi hija pequeña, blanca la mirada de la navidad que se aproxima, que se esconde ya en la última semana de noviembre para dar paso a Diciembre, un mes que siempre me ha encantado.
Siento la serenidad del hogar, mientras escucho a Mark Knopler "Lily of the west" y arde un incienso que envuelve el salón con ese olor a cielo que dicen mis hijos y saboreo una copa de vino ahora ya tranquila, con el día casi concluido...

Mañana iré a por flores, flores ya de un invierno un poco adelantado. Acabaré de colocar la ropa de verano en algunas bolsas y sacaré abrigos, plumíferos, gorros y guantes y antes de darnos cuenta llegará Santa Lucía con el comienzo de la navidad. Adornaremos la casa con luces y guirnaldas, haremos naranjas aromatizadas con clavo y pondremos el Arbol y mientras pienso todo esto, siento cierta nostalgia del sol y del verano, de los bañadores y las chanclas, de mi casa gaditana ... Rindiendome  a la admiración de cada estación y adaptándome a ella con inmenso amor.

Feliz final del otoño desde un invierno un poco adelantado.

Almu Fuentes

martes, 11 de octubre de 2016

El otoño tardío







Ha llegado el otoño disfrazado de final de primavera. Aún en chanclas y con el moreno agarrado con alfileres, vuelvo a las mañanas de café y contemplación y me asombra el Vivir. Con la música de fondo acompañando mi respiración, como una batuta armoniosa que dirige con suavidad cada movimiento de mi pecho, me subo al mundo a jugar y me pregunto:

 ¿Qué quieres hacer hoy?...

¿De qué color quieres pintar las paredes que te rodean?
¿Qué aroma eliges para acompañarte aquí y ahora?
¿Como son las personas que están a tu alrededor?
¿Qué frecuencia se respira en el espacio que ocupas?

El otoño tardío, aún descolorido y seco me habla de soltar, soltar incluso mis propias preguntas, mis dudas, mis fantasmas. Soltar las viejas hojas que resistieron el verano y tantas estaciones, que tal vez no dejan espacio para que crezcan las nuevas, esa hoja que se te pegó a la espalda convirtiéndote en una Inocente fuera de temporada...

El otoño me habla de soltar, de amar con mirada nueva, de hacer espacio a los brotes verdes que anhelan su lugar. El otoño me habla de luz cálida a la espera de gotas de agua que arrastren las penas, los miedos. Me habla de botas de lluvia y charcos de la infancia, de calcetines y chaquetas de punto de color tierra, de olor a talco y a madera, de cosquillas y leche caliente... y agarro la hoja de mi espalda y me la pongo en la frente sintiéndome serenamente inocente.

Y mientras todo esta magia acontece... continúo sonriendo y sintiéndome en paz.

Almu Fuentes



martes, 20 de septiembre de 2016

Nuevo Grupo para Aprensivos e Hipocondriácos HARTOS





Hoy lo he decidido, rondaba mi cabeza desde hace unos años, he sufrido tanto por este motivo!!, me dispongo a comenzar un nuevo grupo de reunión semanal en madrid para personas angustiadas con la enfermedad.

Cada semana tenía algo, pensamientos obsesivos me atenazaban, me hacía pequeña, me entraba frío, me encontraba mal, iba al médico, me calmaba o en el peor de los casos, me mandaba pruebas que me aterraban y así una y otra vez… con pequeños intervalos de descanso, de paz.

Comprender la enfermedad, entender que mis órganos no son gilipollas  que hoy hacen lo que les da la gana y mañana también, me ayudó a entrar en un nuevo paradigma. Puedo asegurar que recorrí algunas consultas de psicólogos y psiquiatras para pedir ayuda. Me daban fármacos que me tranquilizaban pero mis enfermedades seguían creándose como pasteles en una máquina mental sin función de Parada.

Estaba agotada, harta de mi misma, no podía con tanto miedo y tanta angustia.

Hoy, vivo tranquila, consciente de mis funciones, de mis respuestas biológicas. Comprendo cada síntoma, desde un golpe, hasta un catarro, pasando por una diarrea o unos nódulos en la tiroides. Solo comparto lo que a mi me ha funcionado. Si quieres más información, ponte en contacto conmigo.

Todo mi amor,

Almu Fuentes
Especialista en Bioneuroemoción y Ex aprensiva

lunes, 19 de septiembre de 2016

Toma el sol en tus manos...



No te preocupes por las notas que te pongan en un exámen, nadie tiene derecho a evaluarte.
Disfruta de tus vacaciones y tu tiempo libre, nadie tiene derecho a quitártelo.
No te compares con compañeros, eres único e irrepetible.
No te exijas disfrutar de lo que no deseas, la pasión aparece cuando menos te lo esperas.
Hazte vegetariano, vegano o devora carne, solo uno sabe cual es su mejor alimento.
Ponte la ropa que quieras, nadie tiene derecho a interferir en tus gustos personales.
Abrígate o desabrígate sin normas, las temperatura corporal es individual.
Maneja el tiempo como tu desees, nadie tiene derecho a meterte prisa.
Hazte amigo de quien desees, nadie tiene derecho a juzgarte.
Escucha la música que te llegue, el corazón entiende tus motivos.
Ve donde el corazón te lleve, atrévete y abre tus alas, nadie tiene derecho a asustarte.
Protesta cuando así lo consideres, nadie tiene derecho a amordazarte.
Pon en duda todas las creencias, nadie tiene derecho a dirigir tu vida.
Pide ayuda cuando lo necesites, tienes derecho pleno.
Vive tu propia vida poco a poco, pon distancia con la familia si así lo consideras.
No escuches las noticias, te hablan solo de una pequeña parte del mundo para asustarte.
Ten la absoluta seguridad de que no eres quien crees que eres… Eres mucho más!!
Que tus sueños tengan la valentía que le faltan a tus miedos.
No hagas mucho caso a los adultos, antes de ti no educaron a nadie.
Toma el sol en tus manos y vive, nadie tiene derecho a decirte que no es posible.


Mamá





Para mi un Círculo de mujeres es...



Me cuesta trabajo explicar lo que es para mi un Círculo de Mujeres. Siento que fue justo lo que yo necesitaba en un momento concreto.  Todo comenzó cuando la psicóloga a la que consulté, me recomendó leer un libro "Mujeres que aman demasiado"… lo compré y me resultó aburridísimo. Busqué en internet y encontré a un grupo de mujeres que se reunían en una parroquia de madrid para compartir la lectura y reflexión del libro y asistí a varios encuentros.

Me dí cuenta, de que lo de menos era de lo que habláramos, que lo que me hacía bien, era tener una actividad que me empujaba a salir de casa en un momento delicado de mi vida. Conducir hacia el lugar del encuentro, escuchar la música en el coche, soltar alguna lágrima en soledad… y sobre todo el abrazo con seres desconocidos pero experiencias en común. Aquel grupo me oxigenó la piel. Verme sentada entre ellas me devolvió el respeto a mi misma, me trajo recuerdos ancestrales de proximidad. Me ponía a mi en el centro de mi vida dándome una prioridad a la que no estaba acostumbrada. El tiempo pasaba rápido y cuando salíamos era de noche, recuerdo la paz interior, el consuelo, el alivio, la alegría de saber que aquella manada me daba espacio, me miraba, me veía.

Hoy, 8 años después me sigo sintiendo igual de bien cada vez que da comienzo el espacio, en los abrazos, en las miradas, en las confidencias, en los desacuerdos, en los silencios, en las risas. Tal vez es un espacio en donde ser VISTO, ser ESCUCHADO, ser UNO. Un espacio de PERTENENCIA amorosa, en el cual misteriosamente, siempre obtienes aquello que necesitas en ese momento en concreto.

Y para mi, es una gran manera de AMARME.

Feliz semana, todo mi amor.


Almu Fuentes


viernes, 9 de septiembre de 2016

Mi libro de tapas verdes



Mi libro de tapas verdes ha desaparecido. Hace dos días que ya no me acompaña en mi descanso estival. Se ha esfumado ante mis ojos, ni rastro de él. ( Por cierto, me propongo abrir un lugar de descanso para madres y padres  agotados después del verano! Con paseos tranquilos por la playa y ausencia de lavadoras y secadoras. Comida vegana para no cocinar, luz de las velas, silencio y contemplación).

Pues no sé si creéis en el fenómeno de la desaparición de objetos, o lo habéis experimentado alguna vez. A mí hasta el momento, me pasaba con los calcetines pero nunca con un libro de más de quinientas páginas de duras tapas verdes, manchado de arena y agua salada.
Como tengo tiempo, entró en internet que todo lo sabe y busco si a más personas les ocurre. Descubro que hablan de dimensiones... wowww, sonrío...
Mi libro de tapas verdes está en una dimensión distinta, seguramente en esa otra dimensión sigo leyéndolo, pero en esta en la que hoy sueño que estoy, me he quedado sin saber si mi protagonista: Marina, ha conseguido descifrar la historia de una calavera encontrada en Tenerife.

"Búscame donde nacen los Dragos"... Así se llama el libro de tapas verdes que espero encontrar antes del domingo, momento en el que iniciaré el viaje inverso a la protagonista y regresaré de uno de los rincones del planeta en donde nacen los bellísimos dragos: Cádiz.

Feliz final de verano con todo mi amor.

Almu Fuentes

jueves, 28 de julio de 2016

La niña interior también se ríe!!


Hoy recordaba, como a lo largo de los últimos años, en distintos talleres y cursos, me he parado a mirar a la niña interior. Muchas veces he sentido, que nuestros niños interiores estaban tristes, asustados, se sentían solos y a través de visualizaciones llegábamos hasta ellos para abrazarles, darles la seguridad y la calma que en su momento no tuvieron.

Pero mi niña interior también se ríe a carcajadas, incluso se hace pis de la risa, (los que me conocéis, lo sabéis de sobra), una risa que sale de adentro, de los pies hacia la campanilla, que obliga a cerrar los ojos para que no se salgan de la órbita, que muestra los dientes de leche y el sentido del humor como principal varita mágica para transitar esta experiencia.

Me gusta mirar esta foto y darme cuenta de como soy cuando me río a carcajadas.

Feliz jueves con todo mi amor